jueves, 25 de septiembre de 2014

LA VI



LA VI

Y la vi, mi poesía estaba sentada en la sillita del silencio,
Atrapaba como cabrita flores blancas y garzas morenas.
Temblando de amor, ¡me conmovió tanto!
Pero ella continuó, no quiero regresar, hoy no...
Iré mañana, al amanecer a revisar mi jardín.

¡Mis muchachos viejos!, mis niños a consentir...
Desde aquí los veo, los abrazo y los siento,
¿Para qué lloran por mí?, ¡Nada duele!
Todo es caricia y era verdad mi sol
No estaba tan lejano, a la vuelta de la esquina nada más
Cuando abrí los ojos, tan solo pasaba por mí,

Y como ahora, correteando y saltando
Me abracé de él, y en este segundo,
Paso por tu casa a la hora del rosario
Y me adorno de poema, para ti.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, septiembre 25/14
RDAC

No hay comentarios:

Publicar un comentario