sábado, 9 de agosto de 2014

LOS DOS



LOS DOS

Viendo un mañana junto a ti
llorando pero de felicidad,
programa mis horas el destino
y pregunto: -será-

Me olvido de mí para ser tú
te amo, te quiero es verdad,
-como entonces se transforma todo
cuando vienes a mi alar-

Y en ti como mariposa en una flor
acariciándonos todo, besando el fuego
hasta apagarnos y encendernos una y otra vez.

Huelo las flores tras mi puerta
te veo ir y venir a través de un velo
cierro los ojos, para verte regresar.

Quiero gritar: !te quiero!, si amor te quiero
eres una copa de mi vino predilecto
las uvas azules que no he probado,
eres el deseo más íntimo
que a ti me acerca
como una bendición.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 9/14




No hay comentarios:

Publicar un comentario