martes, 1 de agosto de 2017

LA GUERRA (50)

LA GUERRA (50)

Pienso que la guerra se alimenta con los comentarios negativos y las imágenes que no son las reales. No veo televisión hace rato; pues los medios son bombas muy peligrosas que alimentan y sugieren y guardan un veneno muy fuerte, que lo inyectan directo al cerebro de la gente que cree en todo, menos en Dios.

Deseo la paz y ante todo que haya justicia, en un sistema cada vez más caótico donde la gente solo aspira al poder y a poseer cosas, menos valores.

Todos somos parte de una guerra sucia, porque desde los hogares nos criticamos, las familias van creando barreras para disparar palabras hirientes, es un asunto grave que luego explota y aparta a las personas.

Entre más familia, más amor, pero esto queda solo escrito, porque en la realidad es otra cosa, los unos hablan de otros y se lucen en medio de un jolgorio de payasos, para que el mundo se burle de las miserias ajenas, en tanto se cae el cabello, se pinta de rojo y se quiere robar al tiempo una juventud que no existe.

La guerra nace con nosotros desde que nos concibieron en el vientre; guerra para nacer, para llorar, para sobrevivir; pero todos, aunque nos creamos santos, amamos el poder y el dinero, y es por ello que las peores guerras se fundan desde nuestros hogares y sociedades, donde el "vivo" pasa a ser el general que ordena disparar, pero se resguarda detrás del escritorio, con seguidores que ayudan con ideas funestas para los demás.

No me hice entender...

Raquel Rueda Bohórquez
01 08 17



No hay comentarios:

Publicar un comentario