martes, 11 de julio de 2017

CIERTO DÍA (12) R

CIERTO DÍA (12) R

Estuve frente a ti desnuda como ahora,
dejando el pecho al viento
y la mirada al frente de tu ojos.

Cierto día sentí que mis alas quebraron
y me escondí en el rincón
donde alguna vez se mataron los sueños
entre sombras oscuras y desconfianzas viejas.

Se paseó la cobarde envidia por mi casa,
el óxido llenó las alacenas y el olvido la cama.

Cierto día me volví tu amiga, ¿cuándo fue?
Al menos me quedó la dicha
de un sueño servido sobre la mesa.

¿Qué sabor tiene?
Es un acíbar que marca el rostro
y hace contonear la cadera de las ilusiones
entre pálidas sedas que no fueron
y rosas rojas que jamás llegaron.

Más nada pasa porque sí,
me di cuenta que eras débil ante la carne
y que las mariposas se puteaban
con los gusanos que brotaban de los rosales.

¡Qué vainas raras!
¿Algún día confesé que los gusanos tendrían alas?

Fue hoy, me arrastré ante el amor,
me di cuenta que mis alas quebradas
la lluvia pálida las renovaba
en otro cierto día en que pensaba
que a pesar de todo,
la vida se vale
entre espinas o encrucijadas
donde reptamos para volar luego
por sobre las ramas secas de la existencia.

Raquel Rueda Bohórquez
11 07 17



No hay comentarios:

Publicar un comentario