domingo, 25 de junio de 2017

EL GERMEN (55)

EL GERMEN (55)

Pensar que no pensaba,
en que lo improbable sucedería.
El hombre de la semilla pegado
quiere robar su inteligencia de siglos.

¡Quién lo creyera!...
Acude la tristeza cual lámpara de fuego
y entre mis ojos un mar se sacude,
las olas saltan y en su vaivén me hieren,
se quiebra mi esqueleto y dejo de pensar.

¿Qué pasó con la fiereza del ayer?
Los destellos pálidos del sol
han tropezado en la montaña,
y la nieve ocultó su dulzura
para cobrarnos con saña
cada línea de tu hermosura.

Un día 25 estoy pensando en ti,
en la semilla que no producirá,
en el invento del hombre en su ambición,
en la muerte que sobrevendrá
y en el hambre como redención.

Me doblo en el pastizal de la vida,
la mies no existe, ni su favor;
se adueñan de Dios y del aroma de las flores;
han vendido el sol y han empeñado las estrellas
y por un tanto demasiado pequeño,
se han olvidado de cantar,
pues programan la muerte con arrogancia
entre el germen manoseado
y sus almas dementes.

Raquel Rueda Bohórquez
25 06 17



No hay comentarios:

Publicar un comentario