lunes, 19 de junio de 2017

AUNQUE RÍAS (61)

Al fondo un lago con todo el verdor de la montaña juntándose con el cielo, y el ciclo del ave en medio de la más rojiza flor. Un cisne con sus hijos, peluches de seda tranquilos y sosegados sin pensar en el depredador que acecha, con sus ojos de fuego y sus hondas preparadas.

AUNQUE RÍAS (61)

Sé que ríes de mí,
te burlas de mi sonido simple;
te ufanas de tu grandeza
sin poder volar como las aves,
ni nadar como los peces.

Aunque rías estoy contigo,
si haces daño te muestro el camino;
si te equivocas te envío un guía,
si te vuelves a equivocar
de nuevo te perdono.

He pasado por valles inmensos,
tengo una cobija de plumas
y bajo ellas te sostengo;
las nubes son mis ojos
que lloran para agradarte.

Sé que te burlas de las manos que escriben,
¿no te has dado cuenta que Soy Yo?
¿Quién acaso impulsa al ave perdida
a encontrar su camino?

Sé que ríes de mí,
pero aun así soy feliz
porque he colocado un cascabel en tus labios
y crees en las voces que escuchas,
luego divulgas la mía desde tus pestañas.


Raquel Rueda Bohórquez
19 06 17



No hay comentarios:

Publicar un comentario