domingo, 26 de marzo de 2017

ALAS (144)

ALAS (144)


¿Por qué no dejamos que la gente se sienta importante desde su pequeñez?

Las aves nos enseñan, que volar, no depende de lo grandes que sean nuestras alas, sino del viento.

Los gorriones las necesitan cortas, los colibríes mucho más, pero su energía proviene de las flores que los animan y alientan, ninguno más que otro, sobrevive con lo que les tocó.

El águila, el albatros y las aves marinas, las necesitan muy largas, para que el mismo viento les ayude a buscar lo que anhelan.

El día es tan corto para vivir pendiente de los otros, que no vale la pena gastar balas en nuestros hermanos.

El día está soberbio y mi café de lujo, ayer sentí que tenía mis alas mojadas; que alguien las cortó a propósito, pero el milagro ocurrió y las nuevas tomaron el lugar de las viejas.

 Ahora me atengo a la fortuna del tiempo y a la sorpresa de otro despertar.

Raquel Rueda Bohórquez
26 03 17





No hay comentarios:

Publicar un comentario