viernes, 21 de agosto de 2015

INOCENCIA SE NOS VA 7 [25]

INOCENCIA SE NOS VA  7 [25]

7.1 EL SEÑOR CONCEJAL PATETORTUGA

Bastó una noche de sueño para coger confianza de nuevo, y doña Inocencia después de haber llorado mucho rato, se dio cuenta que la  vida no es cualquier morita en el camino, a veces tenemos que espinarnos, para conseguir las mejores, esas que están negritas y a punto de reventar de lo ricas.

Con una sonrisa de oreja a oreja se paseó por sus rincones, donde también el agridulce de la vida la había encontrado unas veces riendo, y muchas llorando.
Su vida no había sido nada fácil, vivir con un hombre mujeriego no era tan bonito, saber que de un momento a otro nos “pringan” con esas cochinadas que traen bien guardadas entre la funda, y que pareciera que a ellos nada les hace, pero ahí, lidiando cada cosa, se encontró con que su ex se metería de político, y éste negocio sí que era redondo, ¡pero no!, ni por el putas caería de nuevo en sus garras, que se quedara con su fufurufa bien lejos de su vida, podían ser amigos, de aquéllos que de vez en cuando estiran la mano con ayuda, para seguir con su historia, ahora que su muchachita se fuera para las extranjas todo cambiaría, de eso estaba segura, no se dejaría abatir por el mal tiempo, ya había salido de muchos infiernos, otro más, era cosa de un día.

¡Esposa de un diputado!, eso suena bonito, y Perendengue parecía un pueblo triste, con alguien así, estaba segura de que todos saldrían adelante, ¿era diputado un concejal?, ¡esa mierda de la política era tan enredada!, ¿qué tal primera dama de Perendengue y sus alrededores?, tendría que leer un poco para saber qué era lo que hacía un concejal, ¿esa joda será dar muchos consejos?, ¡de bruta no la agarrarían dos veces!

¡Ya!, es un tipo que tiene que prestar atención a las necesidades de un pueblo, ¡pero qué va!, en éste país quien no está  corrupto, tiene  que untarse del mismo pastel, aunque el viejo de bruto no tenía nada, ¿pendejo?, ¡ni por el carajos!, sabía muy bien su arte, ¡era gracioso pa qué!, es que cuando se fue a vivir con él, era tan cariñoso, mi padre me decía que no me metiera con ese viejo con tanto compromiso y tantos hijos, porque después sufriría, ¡cuánta razón tenía mi viejo!, pero en el fondo lo quiero, si enferma me siento muy triste, ¡qué joda rara me da!, no sé qué pasaría luego, me gustaría quedar con él pero viviendo bien, pero me han dicho que tiene una mujer, aunque sé que le hace competencia a Diomedes Díaz en lo perro y mujeriego, tiene un montón de hijos fuera de los de su ex y fuera de mi hija, ¡no se vale!, cuando nos fuimos a vivir juntos, ambos estábamos solos y muy ilusionados, mi padre acababa de morir,  ¡pero qué va!, todo se fue enfriando por falta de dinero, la mayoría de veces, pero otras, esa vagabundería de perro huevero que jamás se le quitó, imagino que ahora le llamarán Concejal Bala Perdida, así le decían en el último trabajo, lo que sí deseo es que tenga ese empleo, me parece algo así como una de sus promesas de amor que al fin cumplirá, pero con la que no le tocó soportar sus gritos y chocheras, y menos esa hamaca de rayitas y sus patas afuera por tantos años, porque eso sí, de aquello pocón pocón, por no decir que el libro en ceros.

Recuerdo esos gritos, se quedaron pegados de las paredes: ¡eto como e qué!, ¿¡quién dijo que si la pueica, quién dijo que si el buey!?, ¡por las abaicas de mi abuelo, de ésta vieja no me dejo jodé!,  ¡y punto! ¡plas!,¡ y no me cojan de marrano!, y arrancaba furioso a donde la comae, a llevar mi vida y ponerla en bandeja de plata para que dijeran que era yo la mala todo el tiempo, y esa putada de estar diciendo, ¡es que no lo trata bien!, no le arregla las uñas de las patas, no le lleva café a la cama, pero eso sí, ¡cachos jamás le puse!, ¿por ser idiota también seré mala mujer?, tan bonito que es hablar de la gotera ajena, ¡qué verraquera!

De tanto pensar se me acaba el cerebro, si esta semana llama y me dice que se viene otra vez para su casa, le diré que sí, pero con otras condiciones, si ahora nos mejora la mano, nos estamos poniendo viejos, ¿será que podemos continuar?, por ahí se la pasa de muy amigo del otro viejo putero y eso parecen hermanitos, ¿qué tanto se dirán?, imagino que el otro se hará el muy santo y la nevera pidiendo Clemencia, ¡qué pena!, ¿qué comerá la vieja?, ¡gallina criolla y huevos pendeja!

Se vio el culo en el espejo, todavía tenía esas marcas y los morados no se habían disuelto, ¡desgraciado!, ¡que encuentre una bien miserable para que pague lo que me hizo!, ¿cómo estará ese hifueputa a ésta hora?, ¡jajajajajaja!, imagino que dándole quejas a los compadres falsos, un par de bandidos amangualados para joderme la vida, ¡quién lo creyera y yo tan santa!, como que tengo un compadre en el cielo, amigo íntimo mío, el mismo Diosito que ajustará las cargas en el camino, ¡sí señor!, ¡a caminar pianito ese malparido!, que si acaso averigua en donde vivo ni siquiera se atreverá a llegar, porque es un cobarde de mierda!, y bien se lo diré a los compadres, si por alguna joda se atreve a venir a joder, ¡¡le relleno el sieso a plomo!!, ¡luego lo amarro de los huevos en la misma mata de fique en donde me jodió la vida!,  ¡qué se atreva!

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla, agosto 21/15


No hay comentarios:

Publicar un comentario