jueves, 5 de junio de 2014

RANITA

RANITA

Pasó una pequeña rana de ojos verdes,
invitaba una melodía,
que repetía su nombre una y mil veces...
pero pasó y nadie la vio,
porque se quedó amando
bajo una rama,
que bordeaban los cipreses.

Y cantó, con tal alegría
que la espuma de su vientre se esfumó.

Un rato más tarde,
negros niños con rabito de ratón
descubrieron que la vida les cambiaba
que las manos les crecían
que el frío de sus venas ansiaban del sol
y la humedad del lago sería su mansión.

Pero pasó ranita, y nadie la vio
cuando nuevamente bajo un tronco muerto
repetía su nombre una y mil veces
y nadie le respondió.

Raquel Rueda Bohórquez
Barranquilla,junio 2/14

No hay comentarios:

Publicar un comentario